sábado, 12 de agosto de 2017

Agosto - Para

Se hace complicado a veces ser un tipo A (patron de conducta de riesgo coronario, uso abusivo de estrategias activas para conseguir una serie infinita de objetivos a menudo pobremente definidos). Siempre en movimiento, siempre en alerta, en guerra, considerando todas las ramificaciones y significados, librando todas las batallas en la mente a la vez, exprimiendo el tiempo, empujado o empujando por un reloj que no se silencia nunca, aún cuando a veces solo quieres decir...

Basta.

Para.

Respira.

Respira hondo y piensa.

Congela el segundero un instante.
Levanta la vista. Libera los ojos del siguiente paso del plan, el siguiente acontecimiento. Rompe el dique y que se derramen los pensamientos. Deja que esperen.

Disfruta de lo pasajero.

Que estás en agosto. Tienes veintiocho años. Leyendo un libro en una terraza al lado del mar. Sin preocupaciones. Esta noche es de festival y mañana es de baile. Dime: ¿Dónde vas corriendo? ¿Dónde quieres llegar tan rápido que sea mejor que el ahora? Que la vida pasa y se complica y cambia, que aún tiene más para dar, sí. Otoño llegará sin que hagas nada. Y siempre habrá un peldaño más en la escalera de la vereda, siempre se puede subir mas arriba y tener mejores vistas.

Pero ahora para y respira, que aquí se está bien y ninguna meta vale pasar el camino corriendo y mirando al suelo.

martes, 8 de agosto de 2017

Instrucciones básicas de cuerda

¿Sabes cómo te subes a una cuerda? Juntas las piernas, levantas uno de los pies, respiras hondo y te impulsas hacia arriba. Tienes que ir ya con los brazos abiertos, si te esperas a abrirlos cuando estás arriba te desequilibras y te caes. Que te vas a caer seguro igualmente, muchas veces, pero así empiezas bien.

¿Sabes cómo caminas por la cuerda? Sorpresa: vas paso a paso. Buscando el equilibrio y estar cómodo en un punto antes de moverte al siguiente. Porque a medio camino las cosas se van a complicar y porque las prisas no son buenas. Un truco: coge un punto de referencia - el mosqueton que tanto ha costado armar, el nudo en el árbol o incluso las cruces naranjas en el bolsillo de unos vaqueros sentados al final de la cuerda - y camina, camina, camina.

¿Sabes cómo te bajas de la cuerda? No lo haces si no has llegado al final. Si pierdes el pie, si te tambaleas, no saltas, peleas. Si te bajas enseguida que tengas problemas no aprenderás a mantenerte arriba. Tienes que intentar equilibrarte como sea, recuperar la estabilidad y seguir caminando. Aunque quizás vayas a caerte igualmente al siguiente paso.

Y si te caes no pasa nada. Vuelves al principio y te subes otra vez.

sábado, 15 de julio de 2017

Julio - No sé

No sé a quién estoy engañando, si a ti o a mi. No se de qué es hora. Capturar otro corazón y lanzarlo al vacío o anticipar un otoño recorriendo las calles de Gracia, un invierno refugiados en cualquier bar.

Te di mi texto, que mostraba tu nombre entre todas las líneas, y dijiste "ojalá alguien escribiese esto para mi". Y yo me dolía y me reía y me callé, por no darle una patada a una puerta que quizás luego no sabría cerrar. Y no se si eres tú rindiéndome o soy yo enamorándome de estar enamorado una vez más, pero lo cierto es que eres quien sigue cruzando las puertas paso a paso.´Y tengo miedo.

El miedo, claro. A quererte y que no me quieras - poco - a que me quieras y no saber  querer - algo más.

martes, 4 de julio de 2017

Colibrí

Hay un colibrí en mi ventana, no sé de donde ha venido. Es un borrón de movimiento, aleteos y trinos. ¡Qué bonito!

Al tiempo me doy cuenta de que algo no marcha bien con mi amigo. A ratos se detiene, a ratos pía bajito, a ratos se posa, suspira y calla. Al tiempo me doy cuenta de las cicatrices y callos en las alas, el pecho y las patas. Heridas de gritos y jaulas, heridas mal curadas por no parar. Entonces siento la tentación de cuidarlo, cogerlo con las manos y pasarlo dentro para que cure. Pero pienso que aunque fuera - fuéramos - felices, ¿no estaría ofreciéndole otro tipo de jaula?

Así que con papel, palabras y mimbre le tejo unas nuevas alas. "Prueba con estas mientras curan las tuyas".

Una estación y las heridas se van. Salvo las del pecho, pero al menos cierran bien y ya no le roban el aliento ni la mirada. Se van las heridas y le pregunto "¿ahora te vas?". Se hacen un borrón las alas

Manuales

Sobre el intento de escribir un manual sobre uno mismo, autoexplicativo y completo, que podamos darle a alguien, que lo lea en profundidad y asegurar que ya nos conoce

Nuestra personalidad no es una "foto", es cambiante con el tiempo. Un intento de retrato así sería igualmente cambiante, teniéndose que evolucionar constantemente. Pero esto no es lo que lo hace inviable. Hay un factor más importante a tener en cuenta y es los zarcillos de personalidad que se desarrollan únicamente entre dos personas que son especiales la una para la otra. Estos últimos matices, únicos para esa persona en cuestión, nunca podrían ponerse por escrito con antelación puesto que a) no existen hasta que no encontramos a esa otra persona y b) probablemente ni los veamos, aunque sean en última instancia lo que hagan enamorarse a la parte opuesta.

lunes, 26 de junio de 2017

Suena la música

-  Solo quieres saber esas cosas de mí para encasillarme y ponerme una etiqueta. Me analizarás, me descifrarás y una vez que me hayas entendido me clavarás en la pared como al resto de tus chicas

- Jajaja, no, no se trata de eso

- Cada persona es un mundo, no todos seguimos patrones

- Lo sé. Precisamente porque cada persona es única, porque tú eres única, quiero saltarme ya los primeros pasos comunes a todos los encuentros y llegar a eso que posees y que no existe en ningún otro lugar. Para llegar a ver los matices, la melodía única de una persona, primero tienes que entenderla y desentrañarla , superar los malentendidos y desencuentros y eso lleva mucho tiempo. Llámame impaciente, pero no quiero estar meses recorriendo los mismos caminos que he recorrido mil veces cuando sé que tienes tesoros escondidos en cada parte de lo que eres. Explícame todo lo que sepas de ti, dime todo lo que te gusta y piensas y quieres y entonces descubramos el resto.

domingo, 25 de junio de 2017

No se me da bien

" Vamos a incluir un par de temas nuevos. El primero lo vamos a hacer ahora, se llama 'no se me da bien' y al final es la típica historia de un tío que se merece un bofetón porque ha encontrado una tía de puta madre y está todo el rato él con su discurso de ' claro, es que igual yo no voy a saber ser bueno como pareja, igual un día me canso de ti y no quiero hacerte daño...' Que la verdad es que es para darle un bofetón con la mano abierta, por imbécil. Si te quiere y no te está diciendo nada, ¿para qué la rallas?, para qué la rallas, ¿no?. Es así.
(...)
Que en la cima del amor, el corazón se asfixia y hay que bajar, disimulando, para respirar
Qué absurda la moraleja de mis cuentos cuando dices "venga, calla un rato, que estás mas guapo y entra en mi colchón"
Que me vuelvo vulnerable y me da por explicar que aquí me tienes para entretenerte por si lo de quererte no se me da bien. No es que no quiera, temo que no sepa, que a mí lo de estar en pareja no se me da bien
Se que vendo humo solo porque estoy quemado y que uso este discurso solo porque estoy asustado. Tú no compras mis excusas, como mucho a veces te disgustas y a veces dices "vete si se lo prefieres" y me echo a temblar. Y me siento miserable solo por plantear que aquí me tienes para entretenerte...
Pero yo que sé, quiero ser feliz..."




(La maniobra del hacerse de menos para alejar a la otra persona y no arriesgar)